3 consejos para mejorar la comunicación en la oficina

Compartir oficina es una forma genial de establecer nuevas sinergias y multiplicar nuestra creatividad al trabajar junto a compañeros de distintas áreas o sectores. Eso sí, para que fluya la buena energía entre todos los integrantes de un mismo espacio de trabajo y no surjan tensiones ni malentendidos es necesario prestar atención a cómo nos comunicamos cada día. Hoy te damos 3 sencillos consejos que te ayudarán a mejorar la comunicación dentro de tu oficina.

Imagen vía grandes pómez
Imagen vía grandes pymes

1.Escucha y piensa lo que vas a decir. Puede sonar obvio, pero, a menudo, cuando estamos inmersos en una reunión solo queremos destacar nuestra aportación y nos olvidamos de escuchar al resto del equipo. Esto, además de crear roces puede derivar en que nos perdamos puntos de vista que podrían ayudar a mejorar nuestro discurso. Por ese motivo, es interesante escuchar, analizar bien nuestras ideas y compartirlas cuando estemos seguros de que no tienen puntos flacos. Además, de este manera podremos ser proactivos y dar un feedback útil a otros miembros del equipo, que ayudará al crecimiento global del grupo y a una mejor comunicación entre todos.

Reunión de equipo en Airbnb
Reunión de equipo en Airbnb

2. Cuida tus emails. Una conversación en el pasillo o una llamada telefónica pueden ser tentadoras para solucionar un problema de forma rápida, pero las palabras se las lleva el viento y es probable que alguna idea se escape por el camino y no se vea reflejada en el resultado final. En cambio, si envías tus comentarios en un email bien organizado nadie podrá poner en duda las peticiones solicitadas a la hora de evaluar tu trabajo .

imagen vía Twitter
Imagen vía Twitter

Otro punto importante (y éste es un gran consejo de amigo) es que NUNCA pongas en un email algo que no sea adecuado para que alguien lo lea (véase bromas con terceros, motes o incluso algún comentario mostrando tu enfado de forma poco políticamente correcta). No sabes a quién puede llegar ese email si alguien lo reenvía o si por esas cosas de la mala suerte incluyes a alguien que no querías entre lo destinatarios. No arriesgues y procura que tus emails sean impecables, así nunca tendrás que pasar un ataque de nervios por si la opción de “recall” no llega a tiempo;)

3. Ten siempre en cuenta con quién estás hablando. Y esto va tanto por el tono como por el contenido de tus mensajes. Antes de decir eso que se te ha pasado por la cabeza, procésalo y piensa si compartirlo con la persona que tienes delante es lo más adecuado. Recuerda qué cargo ocupa esa persona en la oficina, qué confianza tienes con ella y evalúa como es la situación en ese momento. A partir de ahí, modula tu discurso para no meter la pata en ningún caso. ¡Y no olvides tu lenguaje no verbal! A veces, una mirada o un gesto pueden contradecir tus palabras, así que atento porque todo comunica.

Imagen vía We Women
Imagen vía We Women

Y tú, ¿tienes algún otro consejo que haya funcionado para mejorar la comunicación con tu equipo? ¡Compártelo, te leemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *